productos fitosanitarios

Productos Fitosanitarios

¿Qué son los productos fitosanitarios?

Llamamos fitosanitarios a aquellas sustancias que protegen los cultivos frente a sus enemigos naturales, es decir, aquellos animales o plantas que amenazan su producción, almacenaje, distribución y transporte.

Aunque ambos se consideran plaguicidas, la composición de los fitosanitarios es diferente a la de los llamados biocidas, que han sido elaborados a base de sustancias vegetales (ya sean de origen químico, biológico o físico).

Gracias al uso generalizado de los productos fitosanitarios se logra una producción agrícola elevada y constante, reduciendo sus costes de cara al consumidor final y protegiendo la salud pública.

Hemos de tener en cuenta que este tipo de sustancias no son patrimonio exclusivo del sector agrícola, ya que también podemos encontrarlos en sectores no agrarios, tales como: la industria ganadera, los de tipo alimentario, los de higiene personal y  los de uso doméstico.

 

comprar fungicidas

 

Lo que debes saber antes de comprarlos

Los productos fitosanitarios son esenciales para mantener la salud de los cultivos y de los consumidores, pero últimamente se está generalizando el uso de sustancias ilegales, que representan un riesgo real para nuestra seguridad alimentaria y  para el medio ambiente. A continuación te revelamos todo lo que debes tener en cuenta para tomar la decisión acertada.

8 Tipos de productos fitosanitarios

  1. Herbicidas: con ellos se eliminan las malas hierbas, las cuales roban el agua y nutrientes de los cultivos. Podemos clasificarlos de muchas formas: por su momento de aplicación (presiembra, preemergencia y post emergencia), por su alcance (selectivos totales) y por sus efectos (de contacto, residuales o sistémicos)
  2. Insecticidas: este tipo de productos se emplea para exterminar aquellos insectos susceptibles de causar daños a los cultivos (pulgones, gusanos, moscas, escarabajos, etc.). Existen distintos tipos según la fase de desarrollo que se quiera combatir (huevo, larva o adulto).
  3. Acaricidas: con ellos se pretende exterminar a los ácaros (como el ácaro rojo y el ácaro eriófido). Al igual que sucede con los insecticidas, existen distintos tipos de acaricida según la fase de desarrollo que se vaya a eliminar.
  4. Fungicidas: la acción de este tipo de fitosanitarios se centra en la eliminación de los hongos que dañan a los cultivos (como el oídio, el Fusarium y el mildiu). Actúan alterando su metabolismo o su estructura celular.
  5. Nematicidas: combate a los nematodos (gusanos) y, en ocasiones, también actúan contra los insectos y otras plagas.
  6. Rodenticidas: se emplean para diezmar a los roedores que dañan las cosechas (conejos, ratas, topos y ratones).
  7. Molusquicidas: sirven para combatir a todo tipo de moluscos gasterópodos (babosas, caracoles, etc).
  8. Desinfectantes de suelos: permiten corregir los efectos perjudiciales de la fatiga de suelos y permiten eliminar distintos agentes que propician la aparición de, enfermedad plagas o malas hierbas.

plagas cultivo

 

El problema de la venta de productos fitosanitarios ilegales

Productos fitosanitarios ilegales: un problema creciente

En el sector agrario cunde la alarma por la proliferación en el mercado de fitosanitarios ilegales. Su presencia es cualquier cosa menos anecdótica, ya que Bruselas estima que  entre el 10 y el 25 %  de los productos fitosanitarios comercializados en la UE son ilegales…Y solo en España este porcentaje puede alcanzar el 18%.

Podemos identificar hasta 5 tipos de fitosanitarios ilegales:

  • Sustancias no autorizadas, prohibidas u obsoletas.
  • Productos que sean resultado de importaciones paralelas, al margen de la ley.
  • Envases rellenados.
  • Fitosanitarios robados.
  • Productos falsificados: ya sean piratas o con etiquetas alteradas.

El mercado negro y la globalización, unido a ciertas carencias del  sistema aduanero, son las principales causas que facilitan el incremento de los fitosanitarios ilegales en el mercado europeo, ya que los principales países productores de este tipo de sustancias fraudulentas son China, Turquía e India.

Riesgos de los fitosanitarios ilegales

  • Riesgos para la salud pública:  la alta toxicidad de este tipo de productos comprometen la integridad  de todas las personas implicadas en el proceso  productivo (
  • agricultor, envasador, transportista…) y, desde luego, pone en peligro al consumidor.
  • Riesgos para los cultivos y para el medio ambiente: desde dejar las explotaciones agrarias  desprotegidas frente a las amenazas que el fitosanitario pretendía combatir, hasta causarles daños por el mero uso de tales productos (ya que podrían alterar su metabolismo).
  • Riesgo para las empresas de fitosanitarios legales: ya que la piratería y adulteración de este tipo de productos les genera importantes pérdidas, poniendo en serio peligro sus políticas de investigación y desarrollo.
  • Riesgo para empresa agrícola: además de contaminar sus instalaciones y equipos con este tipo de productos, una cosecha sospechosa de haber sido tratada con fitosanitarios ilegales puede ser retenida y retirada del mercado, amén de soportar las pertinentes sanciones administrativas o, incluso, penales.

Todos estos riesgos de los fitosanitarios ilegales hace muy recomendable armarse de medidas preventivas (como las que recomienda Micex) para no caer en la adquisición de  productos fraudulentos.

Si trabajas en el sector agrícola, recuerda que puedes contar con los servicios de INSA des (tales como control de plagas, laboratorio de análisis y gestión de residuos). Contacta con nosotros para más información

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *