residuos peligrosos sanitarios

Tipos de residuos sanitarios

¿Qué son los residuos sanitarios?

Residuos Sanitarios son los generados en cualquier centro, servicio o establecimiento sanitario de los recogidos en el RD 38/2015 por lo que se regula la autorización de centros o servicios  sanitarios y los generados por centros veterinarios, centros de investigación, centros de formación y cualquier otro de características similares.

Hasta hace poco todos los residuos en contacto con un paciente o con sus fluidos biológicos eran potencialmente infecciosos y como consecuencia debían segregarse y gestionarse de forma  separada a los residuos urbanos, el tratamiento tradicional de estos residuos era la incineración, actualmente sólo una parte de los residuos procedentes de centros sanitarios son peligrosos, por lo tanto es fundamental una buena segregación y gestión de los residuos tanto para los humanos como para el medio ambiente.

Según los datos suministrados por la Organización mundial de la Salud (OMS) se estima que solo el 15% del material de desecho clínico es calificado como residuo sanitario peligroso, algunos de los cuales, no son descartados de forma segura después de su uso.

Los residuos sanitarios peligrosos representan un riesgo potencial para el personal sanitario que puedan exponerse a este tipo de material, así como la posible contaminación del medio ambiente, de allí que sean necesarias las medidas de gestión específicas para el manejo de estos desechos.

Grupos de residuos sanitarios

Los residuos sanitarios se dividen en dos grandes Grupos:

NO PELIGROSOS (Clase I y Clase II)
PELIGROSOS (Clase III, Clase IV y Clase V)

 

Residuos Sanitarios NO peligrosos

Corresponden a los que se engloban en la Clase I y II

Clase I (Residuos domésticos)

Son los generados en las áreas de los centros sanitarios similares a los generados en los hogares, en zonas las que no se realizan actividades específicamente sanitarias y que, por no presentar riesgo extraordinario para la salud, no requieren precauciones especiales para su gestión ni en el interior ni en el exterior de los mismos. Se incluyen en esta clase de residuos los generados en estancias tales como: oficinas, almacenes, salas de espera, cafeterías, comedores, etc.
Pertenecen a esta clase los siguientes residuos:
papel, cartón, vidrio, madera, restos de comida, material de jardinería y otros residuos similares a los domésticos.

Clase II: Residuos no domésticos

Son residuos generados en los centros sanitarios diferentes a los generados en los hogares, en esta clase de residuos tenemos dos grupos:
Clase II-a: Se incluyen en este grupo los residuos procedentes de pacientes no infecciosos como por ejemplo vendas, yesos, sondas, guantes, material contaminado de pacientes que no estén afectados por enfermedades infecciosas, pequeñas cantidades de sangre que no procedan de pacientes con enfermedades infecciosas que hayan sido sometidos a algún proceso de desinfección previo a su eliminación.

Clase II-b: Son aquellos generados en los centros sanitarios distintos a los producidos en los hogares, pero que no proceden de la actividad sanitaria tóner, equipos eléctricos, chatarra, ropa y textil que no este contaminada, aceites de cocina, etc.

 

Gestión de residuos Sanitarios

Residuos Sanitarios Peligrosos

Corresponden a los que se engloban en la Clase III, IV y V

Clase III (Residuos sanitarios biocontaminados)

Son aquellos que requieren una gestión diferente y especial tanto en el interior como exterior del centro, entre ellos placas de preti, hemocultivos, extractos líquidos, caldos, instrumental contaminado, etc.

Y corresponden a:
1-Cualquier residuo de materiales, objeto o sustancia que este en contacto pacientes con las siguientes enfermedades infecciosas:
Fiebre Congo-Crimea-lasa – Brucelosis – Ebola- Cólera – Difteria – Disentería – Amebiana – Disenteríabacilar – Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob – Fiebre paratifoidea A, B, C – Fiebre Q – Fiebre tifoidea – Fiebres hemorrágicas causadas por virus – Lepra – Encefalitis – Mieloidosis – Muermo – Peste – Poliomielitis – Rabia – Tuberculosis activa – Turalemia – VIH, etc.

2-Filtros de diálisis de pacientes infecciosos. Filtros de diálisis de máquinas reservadas a pacientes portadores de las siguientes enfermedades de transmisión sanguínea, tales como:
Hepatitis B, hepatitis C, otras hepatitis de transmisión parenteral y Sida.

3-Residuos cortantes y punzantes procedente de pacientes con enfermedades contagiosas.

4- Vacunas atenuadas.

5-Residuos de animales infecciosos o inoculados con agentes infecciosos de las enfermedades, incluye:
Cadáveres, restos anatómicos y residuos procedentes de su estabulación.

Clase IV (Residuos de citotóxicos y citostáticos)

Son residuos peligrosos procedentes o que están en contacto con este tipo de tratamientos y que proceden de unidades de oncología, farmacia, unidades de trasplantados, etc.

Clase V: Otros residuos peligrosos

  • Residuos de laboratorio , reactivos, etc. Etanol, mercurio, formol, revelador, fijador y cualquier residuo químico peligroso.
  • Amalgamas odontológicas
  • Piezas anatómicas
  • Envases contaminados
  • Aceites minerales, filtros, absorbentes contaminados, pintura, baterías, hidrocarburos, tubos fluorescentes , equipos electrónicos, residuos eléctricos, etc.

 

contenedor amarillo residuos sanitarios

 

Gestión de residuos sanitarios peligrosos

 

En el caso de los residuos biosanitarios específicos, se deben gestionar en contenedores homologados rígidos de un solo uso color negro y una capacidad de 30 o 60 litros con una etiqueta identificadora.

Para descartar agujas y residuos punzantes o cortantes, se deben emplear contenedores rígidos, homologados, de un solo uso y de color amarillo con una etiqueta identificativa del contenido.

Para la gestión de residuos de medicamentos citotóxicos y citostáticos, se deben emplear contenedores de color azul, rígidos, homologados y de un solo uso, con una etiqueta de identificación.

Los residuos químicos se gestionarán en garrafas homologadas o la reutilización de los envases donde venía el producto para garantizar la resistencia del envase. Se debe incluir una etiqueta con el nombre de la sustancia que se va a desechar.

Los reactivos de laboratorio se gestionan empleando contenedores color negro con tapa amarilla o de ballesta color azul y tapa negra. En ambos casos se debe colocar una etiqueta distintiva.

¿Necesitas Ayuda?

En INSA des somos profesionales del tratamiento, gestión y recogida de los residuos sanitarios. Pide tu presupuesto AQUÍ